Cómo afrontar las vacaciones de los niños

¿Hay que dejarles que se acuesten más tarde? ¿tienen que hacer deberes y las tareas domésticas?… Estos son algunos consejos para que las rutinas se relajen un poco, y disfrutar

Hace algunas semanas ya os dejé el enlace en el que daba pautas para el verano con los peques y afrontar la época de campamentos.

Hoy he leído este artículo en ABC y me ha gustado mucho porque va en la línea de mis pautas

En verano, y en especial en vacaciones, todo se relaja en la familia: horarios, rutinas, actividades… tanto para los padres como para los hijos. Pero no hay que bajar la guardia, aunque se puede ser más laxos y flexibles en la vida diaria, las normas y los límites no deben faltar. Es la única forma de que no se enturbiará la convivencia familiar.

vacaciones

Desde luego que las vacaciones son para descansar y disfrutar. Además también los ritmos cambian pues hay más horas de luz y el cuerpo pide adaptarse a nuevos usos horarios. «Es lo saludable», aconseja Coti Coloma, psicóloga educativa y coordinadora de la Universidad de Padres. «Hay que adaptar los horarios y rutinas de los niños a la realidad que el verano marca», dice.

Pero sin perder de vista «una disciplina flexible y coherente con las circunstancias de la época estival», matiza. Es decir, ni acostarse a las tantas, ni levantarse a la hora de la comida, ni siestas hasta media tarde. «Los horarios los marcan los padres de antemano, o negociando con los hijos cuando ya son más mayores. Mientras siga habiendo unos límites conocidos por los niños y se cumplan, los nuevos ritmos no entorpecerán la vida familiar. El problema no es levantarse un poco más tarde si no que por hacerlo la habitación se quede sin hacer, el niño no colabore en las tareas domésticas o se retrase la hora de la comida más de lo razonable», explica la psicóloga.

Lo que se puede estimular

Desde luego el verano pone a prueba muchas capacidades de los padres: a la hora de buscar diversión y entretenimiento para los hijos, a la hora de organizarse, si hay que hacer deberes… Las vacaciones son buen momento para iniciar muchos procesos de aprendizaje. Por ejemplo, es una época para introducirles de forma progresiva en los quehaceres domésticos; para aprovechar tiempo y dedicar una media hora todos los días a reforzar la lectura y otras actividades educativas(visitar museos, excursiones culturas o a la naturaleza…)…. Pero sobre todo es la época para «recuperar el valor educativo del juego»,recomienda Coti Coloma. Pero no un juego con los típicos juguetes educativos sino «un juego espontáneo —especifica— que el niño realiza en función de sus gustos, necesidades y nivel de desarrollo. Las vacaciones son un momento para que experimenten, disfruten, descubran actividades nuevas y desarrollen otras habilidades menos propias del aprendizaje académico, como la creatividad, laresolución de problemas y las habilidades sociales en su interacción con iguales».

Tampoco hay que dejar pasar la oportunidad de trabajar para queganen en en autonomía. «Hay niños más independientes que otros. Lo que sí es verdad es que es un buen momento para ir dándoles de forma progresiva nuevas cotas de autonomía y animarles a hacer cosas por sí mismo o con sus iguales y a disfrutar de ellas», concluye la psicóloga.

 

FUENTE: ABC FAMILIA 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>