Psicología

Atención psicológica niños, adolescentes y adultos.

PRIMERA SESIÓN GRATUITA

Cuando una persona decide ponerse en contacto con un psicólogo puede haber diversas razones por las que lo haga. Por ello, mi forma de hacer terapia se orienta siempre a las necesidades que tenga la persona, cada persona es única y necesita un trato único, por lo que no trabajo de manera hermética, sino que lo adapto a la demanda o preocupación por la cual ha acudido a mí.

Mi forma de trabajo es desde el modelo cognitivo conductual, este modelo trabaja desde la triada pensamiento – sentimiento – conducta. Esto es que una conducta determinada interfiere en un pensamiento y sentimiento o un pensamiento nos puede llevar a actuar y sentir de una manera determinada; es decir, estos tres elementos interfieren entre ellos.  Desde este modelo terapéutico, lo importante es el presente, el aquí y ahora.  Se trata de mejorar aquello que en este momento te está angustiando.  Se trabaja en el cambio, en reestructurar aquellas conductas y/o pensamientos que nos están creando un malestar. Se entrenan habilidades y se fomenta la independencia. Pone el énfasis en el cambio. Se le solicita al paciente practicar nuevas conductas y cogniciones en las sesiones, y generalizarlas afuera como parte de la tarea. A través de la confrontación, se muestra que existen alternativas a su conducta. Durante la terapia se van proponiendo planes que la persona debe llevar a cabo en su vida cotidiana y se evalúa su evolución en las sesiones.

La terapia cognitivo conductual se ha demostrado eficaz en diversas problemáticas como la ansiedad, depresión, fobias, trastornos de estrés postraumático, trastornos obsesivos compulsivos, esquizofrenia…

La duración de las sesiones suele ser de unos 60 minutos aproximadamente, se suele realizar una cada semana o cada quince días y el total de ellas depende de la evolución de la persona y si se siente cómodo con la terapia.

Pero lo principal y lo que más me importa para poder realizar un buen trabajo es que exista un compromiso con la terapia, que haya implicación. Los procesos terapéuticos son muy variables y pueden durar más o menos tiempo según la persona y cada una tiene sus propios procesos. Por ello, en la primera sesión se valorará la situación y se establecerá un compromiso terapéutico.